EL YOGA Y LAS LESIONES

El yoga es una de las actividades que más a crecido en el último tiempo en toda la población mundial. La sensación de bien estar y relajación que genera en el cuerpo humano es una de las favoritas por quienes lo practican.

También puede ser la clave para envejecer bien, según un creciente cuerpo de investigación sobre sus beneficios potenciales para el cuerpo y la mente, beneficios que incluyen reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial, aliviar la ansiedad y la depresión, y aliviar el dolor de espalda. Un estudio reciente incluso planteó la posibilidad de cambios positivos en los marcadores biológicos del envejecimiento y el estrés en las personas que hacen yoga.

Los beneficios en la salud son la principal razón por la que las personas lo practican, de acuerdo al estudio Yoga in America realizado en 2016 en nombre del Yoga Journal y la Yoga Alliance.

Mientras que los entusiastas del yoga, a menudo, se representan como jóvenes y flexibles, la realidad, es que esta actividad puede ser realizada por cualquier persona, pero las mujeres son quienes más la eligen.

Junto a este aumento de interés ha habido un aumento en las lesiones. Cada vez son más los casos de participantes que al practicar yoga han sufrido lesionesy han tenido que ser atendidas en los departamentos de emergencia de los hospitales.“Si bien hay muchos beneficios para la salud al practicar yoga, los participantes y aquellos que deseen convertirse en participantes deben consultar con un médico antes de dedicarse a la actividad física y practicar solo bajo la guía de instructores certificados”.

Por mala fortuna, el yoga muchas veces resulta una angustiosa experiencia, esto suele ser más comun de lo que uno piensa. Las lesiones en el cuello son los principales motivos en las deserciones de esta actividad. Es muy común escuchar las experiencias negativas y las lesiones que las personas han sufrido en las clases de yoga.

Las historias que relatan alumnos sugieren clases que fueron demasiado difíciles para ellos y / o que fueron enseñadas por un instructor inexperto o poco capacitado. Incluso los instructores que están preparados para enseñar a jóvenes capaces, generalmente tienen una comprensión limitada de las consideraciones de seguridad que son esenciales cuando trabajan con personas de mediana edad o mayores y personas con problemas de salud.