Era la mujer más gorda del mundo y logró perder más de 400 kg.

Hoy en día vivimos en una sociedad llena de prejuicios y modelos de vida, es irónico como cada vez es más importante nuestro físico, que nuestro conocimiento. Si bien es cierto, una buena imagen llama mucho más la atención y logra venderse fácilmente, pues ésta es más atractiva y capta más rápido, pero sin embargo no todo en la vida se trata de ésto. Uno de los fenómenos negativos más marcados que vivimos a diario es el acoso y las críticas al sobrepeso, sin pensar en que ésto muchas veces va más allá de tener un mal hábito alimenticio.

El sobrepeso no es más que el aumento de nuestra masa corporal por encima de lo normal, ésto bien se debe a un desbalance alimenticio, falta de ejercicio e incluso falta de descanso. Ahora bien, el término obesidad es algo más complejo, es una enfermedad que muchas personas presentan y que aumentan los riesgos en la salud de la persona, Ya que ésta es un incremento excesivo de la masa muscular y puede traer muchos riesgos en el bienestar de una persona.

En ésta ocasión nos parece importante compartir contigo ésta historia inspiradora de una mujer proveniente de Texas, Estados Unidos, que llegó a ser la mujer más gorda de mundo, pero hoy en día gracias a su constante esfuerzo y sobre todo buena actitud, ha perdido más de 400 kilos.

Mayra Rosales hoy en día es una mujer muy joven, y fue una de las mujeres más gordas del mundo al pesar casi 500 kilos.

Su vida estuvo llena de muchas dificultades.

Mayra no podía valerse por sí misma, pues no podía ni moverse. Incluso tenían que bañarla con baldes.

Llevaba diez años enteros sin poder caminar sin ayuda y llegó a un estado tan crítico que decía simplemente estar esperando su muerte.

Hubo un momento en el que se le acusaba por el asesinato de su sobrino. Ella misma se declaró culpable al alegar que lo había aplastado sin darse cuenta, aunque en realidad habría sido su hermana quien le habría quitado la vida. Ésta asumió la culpa ya que pensaba que su vida no tenía futuro.

Afortunadamente, de un momento a otro todo cambió y ésta, con la mejor actitud posible empezó a cambiar su pensamiento. Comenzó a buscar ayuda y se sometió a un bypass gástrico. Luego, se practicó 11 operaciones.

Los cambios empezaron a notarse con el tiempo, a su vez, comenzó a hacer ejercicio y a llevar una alimentación saludable. Ya había perdido mucho peso.

Hoy Mayra tiene 34 años de edad, y se siente mejor que nunca. Hoy pesa 96 kilos y se siente como otra persona. También encontró el amor y trabaja actualmente en un hospital tratando a personas que presentan la enfermedad de la que ésta logró curarse.