La llamaban monstruo por su aspecto, pero 20 años después ella tiene su revancha

A medida que pasan los años nuestra sociedad ha cambiado mucho y ha sufrido una evolución constante. Quizás para muchos ésta evolución haya sido algo muy positivo, pero detrás de ésto, también hay factores que influyen en lo más esencial de la vida: aceptarnos tal cual como somos.

Hoy en día se han creado muchos prejuicios y formas de vida que la mayoría de las personas van asumiendo en su vida cotidiana, bien sea vestirnos de una manera específica siguiendo algunos patrones, e incluso tener un peso «normal». Las personas que deciden vivir su vida sin importar lo que piensen los demás y sin dejarse llevar por éstos modelos de vida, son constantemente víctimas de acoso y rechazo. Tal como está sucediendo en muchas partes del mundo gracias al bullying en los colegios, situación que ha traído muchas consecuencias en ámbitos sociales.

En éste apartado queremos compartirte la historia de Pooja, una mujer proveniente de la India, la cual gracias a su coraje y buena actitud, logró superar los obstáculos y las muestras de acoso y maltrato por parte de muchas personas por ser «diferente». Hoy en día, después de 20 años, vive su vida felizmente aceptándose tal como es, con la misma belleza que tenía desde niña y, hasta es la envidia de muchas otras mujeres.

Pooja Ganatra nació sana y era como cualquier otro niño, le encantaba jugar y divertirse. Lo que la hacía diferente era que había nacido con el cabello rojo, pecas, una piel muy clara y los ojos verdes.Éstas características de su apariencia no son habituales en su país de origen, en el cual sigue viviendo hoy en día, pero con los años logró encontrar la belleza que tiene y ahora es muy adorable.Con los años, Pooja se fue sintiendo más aislada y no conseguía lucir guapa. Pero después de un tiempo, se armó de confianza e hizo una publicación en la página de Facebook «Humans of Bombay«, en donde cuenta que la inseguridad la había hecho más bella. Sin importar lo que pensaran los demás, decidió salir y conocer el mundo.Poco a poco empezó a recibir elogios de parte de muchas personas con las que compartía, así mismo, expresaba que «la gente no se podía olvidar de mí», por lo que su vida había cambiado radicalmente.

“Estoy muy orgullosa, me siento bien conmigo misma y no permito que nadie me hunda. Me quiero y me enfrento con una enorme sonrisa a los que se quedan mirándome. No me preocupo de las opiniones de la gente por mi aspecto. Estoy llena de amor para mí misma, así que no tengo tiempo para ellos”.Éste caso es una inspiración para todos. ¡No dejes que te humillen por verte o pensar diferente!.